elena mainHace poco mis queridas alumnas de yoga prenatal (de la “hornada” más reciente) comentaban lo que echaban de menos su “pancita”. Yo me acuerdo que, poco después de dar a luz, iba aún con cuidado y que me parecía que me iba a dar pataditas cuando de repente me acordaba, ¡ah no! ¡Si la tengo en mis brazos!

Es verdad que al principio se echa de menos, y al principio parece que no tienes nada de barriga comparado con lo que tenías antes, pero luego te das cuenta de que, en realidad, no ha bajado tanto.

Y ahora, ¿qué hacemos con esa barriguita postparto? En primer lugar, tener paciencia. No podemos pretender que lo que ha tardado 9 meses en formarse se recupere de un dia para otro. Lo que sale en la tele no es verdad y si alguien te promete milagros, ¡huye!

La lactancia materna es una forma efectiva de ayudar a la recuperación, ya que produce contracciones uterinas y ayuda a que el útero vuelva progresivamente a su tamaño original. Además, la leche materna contiene mucha grasa y, por tanto, es un “quemagrasas” natural. Lógicamente, tenemos más sed y hambre, pero, por lo general, durante la lactancia solemos bajar de talla de forma natural.

Por cierto, aprovecho para comentar que durante la lactancia no está recomendado ningún tipo de ayuno o “detox”, ya que las toxinas eliminadas pasan a la leche materna y, por tanto, al bebé. Yo en caso de querer seguir algún tipo de dieta consultaría con un experto en nutrición y lactancia.

En cuanto al ejercicio en el postparto, lo ideal es empezar a partir de la cuarentena y de una forma respetuosa con tu cuerpo. Hay ejercicios que no están recomendados en general, como correr o los abdominales “clásicos”. Y hay ejercicios que ayudan a la recuperación abdominal y del suelo pélvico, como el uddiyana bhanda de yoga (también llamado “gimnasia abdominal hipopresiva). Como no podría ser de otra manera, mi recomendación es asistir a clases de yoga postparto con bebés. No sólo porque ayuda a la recuperación física, también porque es un espacio para compartir con tu bebé y con otras mamás y porque también ayuda en los planos mental y emocional, que viene muy bien siempre, y en el puerperio más aún. Además, es un yoga específico en el que se realizan exclusivamente ejercicios que favorecen la recuperación, y no se realizan ejercicios que pueden perjudicarla.

Si prefieres otro tipo de ejercicio dirigido, asegúrate de que el monitor o monitora tenga la formación adecuada para no perjudicar tu suelo pélvico y abdomen, y evita los ejercicios en los que se practiquen saltos o movimientos bruscos.

Muchas gracias por leerme y por compartir esta entrada si te ha resultado útil.

www.yogaymaternidad.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR