Qué dicen de mis clases

Clases de Yoga

“¿Quieres regalarte a ti y a tu bebé un buen rato olvidándote de prisas, posturas perfectas y rutinas? El tiempo volará y te parecerá un momento… pero no te preocupes, notarás los efectos más tarde, así que tú y tu bebé estaréis “en yoga” aún más tiempo: dormirás mejor, estarás más suelta… Da gusto disfrutar la clase: ponte en sus manos. ¡¡¡¡¡Gracias Elisa!!!!!”. Marian y Jorge.


“Las clases me ayudaron en el embarazo a sentirme mejor con mi cuerpo, a prevenir la ciática, ya que antes de empezar con las clases tuve algunas molestias, y a sentirme menos cansada. En las clases me relajaba bastante y esto me permitía aprovechar mejor la energía que me quedaba para pasar el día.
Cuando llegó el momento del parto, utilicé las respiraciones que practicábamos en clase, lo que me ayudaba a reducir la percepción del dolor.
En cuanto al post-parto, las clases son una buena forma de compartir un momento entretenido con tu bebé y salir de la rutina diaria, además de hacer ejercicio, que viene muy bien en estos momentos de sedentarismo, por los cuidados que implica el bebé. Es una forma de tener tiempo para ti, disfrutando al mismo tiempo de tu bebé”. Carolina y Valeria.

“Elisa nos dio una relajantísima clase de yoga para mamis y bebés. Nos fue explicando las asanas para poder hacerlas con los bebés, que estaban encantados y muy tranquilos. ¡Todas al día siguiente agradecimos lo bien que habían dormido los pequeños! Estoy deseando repetir!”. Almudena y Carlos.


“Las clases de yoga y relajación durante mi embarazo me permitieron reservar un espacio de tiempo personal en el que prepararme a nivel físico y emocional.
Disfrutar de la evolución del embarazo y poner a mi cuerpo en su mejor disposición para todos los cambios que estaban por venir fue maravilloso, pero aún mucho más conectar antes del parto con mi futuro bebé y aprender a reconocernos y relajarnos juntos.
En mi opinión, ¡¡absolutamente recomendable!!”. Raquel.


“Una clase muy relajante. Me he sentido con las baterías cargadas despues de la sesión. Me ha transmitido mucha energía. ¡Gracias Elisa!”. Christine y Adrian.

“Empecé a ir a clase con Elisa desde el cuarto mes de embarazo.
Mi embarazo era gemelar y de alto riesgo, por lo que tuve que hacer reposo relativo gran parte de él. El yoga y caminar eran de las pocas actividades físicas que podía hacer. Yo ya había hecho yoga antes pero con Elisa todo fluía mejor. Sientes que te escucha y sobre todo te enseña a escuchar tu cuerpo. Gracias a sus clases me sentía menos pesada y me mantuve mucho más ágil y flexible hasta el octavo mes de embarazo. Te enseña a respirar, a relajarte, incluso algo de meditación, algo que me encantó descubrir. Te hace más consciente de tu cuerpo y de la conexión con tu bebé. Al final del embarazo me costaba salir para casi todo pero las clases de yoga no las perdonaba.

Mi parto llegó en la semana 39. Tuvieron que inducirmelo por una preeclampsia. La dilatación fue muy lenta, casi un día, aunque yo estuve muy tranquila hasta el final. Llegado el momento del parto la epidural había perdido su efecto y me aconsejaron que si podía aguantar el dolor de las contracciones pujaría mejor y ayudaría a salir a las mellizas más rápidamente. Con cada contracción yo practicaba las respiraciones aprendidas en las clases de Elisa. Me concentré en pujar como me habían enseñado, pero sobre todo en ser consciente de mi respiración, de mi cuerpo, incluso del dolor. Durante todo el tiempo sentí que tenía el control de todo lo que me estaba pasando, y estoy segura de que fue gracias al yoga que me había acompañado tantos meses. Las dos bebes nacieron en apenas 20 min y todo el mundo me felicito por lo bien que había pujado, y por la calma que había demostrado en todo momento.

Una de las ventajas de hacer yoga con Elisa es que puedes continuar las clases una vez has tenido a tu bebé. En una etapa tan complicada y maravillosa a la vez, donde el tiempo para una misma es tan limitado y las prioridades cambian tantísimo, el poder seguir disfrutando y aprendiendo del yoga es todo un lujo. Y además acompañada por mis bebes, ya que de otra manera sería prácticamente imposible asistir. Para mí el yoga en el postparto ha supuesto MI ratito de la semana, mi hora donde puedo cargarme de energía, practicar el relax pero también la activación. He aprendido a hacer los famosos hipopresivos, lo que me ha ayudado a recuperar poco a poco mi cintura, y además veo como disfrutan mis bebes de una práctica que yo disfruto tanto. Pensaba que ir allí sola con las dos niñas sería complicado, pero Elisa me ayuda mucho con las peques y mis hijas lo pasan tan bien que las tres vamos felices.

Para mí lo más importante es que en los momentos de verdadero estrés durante  la semana, con mis tres niños revolucionados, cuando me dan ganas de pegar un grito y desaparecer, el poner en práctica todo lo aprendido en las clases una vez más me hace retomar el control de mí misma y de la situación. ¿Qué más se le puede pedir a una hora a la semana? Marta.


“Me encantó la sesión de ayer. Es cierto que yo de manera activa sólo hice los estiramientos del principio y la relajación del final… Aún con esto, volví a conectar con mi cuerpo, puse conciencia en las zonas donde más me duelo y también en el placer del contacto con el aquí y ahora, que compartido con Maia fue un regalo.

Salí muy conectada y unida de las tres partes (intelectual, emocional e instintiva).

Durante la noche dormí bien y Maia mejor aún, por primera vez durmió diez horas del tirón y luego, durante la mañana, también estuvo durmiendo mucho, me parece que es la primera vez desde que nació que duerme tantas horas seguidas.

Con todo esto…. La experiencia me encantó y hay que repetirla.” Teresa y Maia.


“Interesantisima primera clase de yoga, donde entendí que lo más dificil era respirar, guiada por la pedagogía de Elisa. Todo un descubrimiento.” Sylvie.

Taller Cuerpo sano en hogar sano

“Muy interesante el acercamiento a la cosmética natural. Ideal para iniciarse en el mundo y conocer un poco más qué nos venden y tener las herramientas para poder decidir qué productos emplear para nuestro hogar y el cuerpo”. Almudena.


“Un taller muy útil no solo para entender qué usamos nocivo en nuestro hogar, sino para perder el miedo a realizar cremas y cosméticos naturales. La percepción final del taller es que es sencillo y muy práctico. ¡Gracias Elisa!” Eva.


“Muy interesante, sobre todo para mí que no sabía nada, absolutamente nada, sobre estos temas. Me es muy importante y útil, tanto para la salud como para la ecología y economía. Repetiría para ampliar potingues”. Gracia.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR